Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Uno de los 23 carricerines cejudos Acrocephalus paludicola capturados el pasado verano en la laguna de La Nava, Palencia, ha sido controlado en un humedal cercano al mar Báltico, en el sur Lituania. El ejemplar fue anillado durante la campaña de anillamiento posnupcial de 2018, incluida en las actividades de seguimiento de aves palustres y que se enmarca entre las Acciones D.2 del proyecto LIFE Paludicola, denominadas “Seguimiento de las poblaciones de carricerín cejudo y especies asociadas”.

Este carricerín cejudo con número de anilla ESI P168436 fue anillado en la laguna de La Nava el 13 de agosto de 2018 y fue recapturado en humedales de la localidad Sakuciai, muy cercanos a las costas bálticas de Lituania el 28 de mayo de 2019, en el Delta del río Nemunas. Este ejemplar fue anillado como adulto durante la migración posnupcial en España, camino de los cuarteles de invernada hacia países de África occidental. Después de pasar el invierno en África y de un viaje de aproximadamente 6.000 km de vuelta ha retornado a su área de cría donde ha sido recapturado por investigadores lituanos. Al marcaje con la anilla de metal remite ICONA-Madrid estos investigadores han añadido varias anillas de colores que permitirá su seguimiento en los humedales donde se reproduce. De hecho, este mismo ejemplar ha sido observado y fotografiado posteriormente, el 17 de junio de 2019, por el mismo equipo de investigadores en los censos periódicos que realizan de la población reproductora de esta especie globalmente amenazada, y que actualmente presenta tres núcleos de población en Lituania que suman tan solo 150 machos cantores en todo este territorio.

 Representación de las zonas de anillamiento y recaptura del carricerín cejudo anillado con remite ICONA y anilla P168436.

Representación de las zonas de anillamiento y recaptura del carricerín cejudo anillado con remite ICONA y anilla P168436.

Los datos entre las localidades de anillamiento y de control de este carricerín cejudo controlado son un tiempo transcurrido de 288 días y una distancia mínima de 2.394 km. Con tan solo 10 gramos de peso esta pequeña ave atraviesa Europa y África, y representa a una de las cientos de miles de aves que realizan movimientos migratorios anualmente entre sus localidades de cría europeas y de invernada africanas. Los datos del historial de este registro ha sido tramitado por la oficina de anillamiento ICONA/SEO BirdLife.

Gracias a los seguimientos mediante el anillamiento científico además de conocer la comunidad de aves de un humedal, las aves controladas posteriormente por otros anilladores permiten conocer su procedencia. Por ejemplo, este cejudo es el cuarto carricerín cejudo controlado entre España y Lituania, los otros tres controles se produjeron en las provincias de León, Burgos y Guipúzcoa y confirman que la población Lituana utiliza como zona de paso algunos de los humedales ibéricos en su migración posnupcial, como son los de la meseta Norte.

Carricerín cejudo anillado en La Nava y  fotografiado posteriormente en su área de cría en Lituania.

Carricerín cejudo anillado en La Nava y  fotografiado posteriormente en su área de cría en Lituania.

Las campañas de anillamiento que se están realizando en nueve humedales de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Castilla y León, todas ellas dentro del proyecto LIFE Paludicola, están permitiendo conocer con más precisión las rutas migratorias y la fenología de paso, no solo del carricerín cejudo, sino de numerosas especies palustres que utilizan los humedales como lugares de descanso y alimentación durante sus migraciones y que resultan de vital importancia su conservación para que puedan completar con éxito su viaje migratorio y su supervivencia.

Si quieres colaborar en los trabajos de anillamiento de la próxima campaña posnupcial en Castilla-La Mancha o en Castilla y León puedes ponerte en contacto con el equipo técnico del LIFE Paludicola.

Share This