Acciones de conservación

C1. Manejo de la vegetación mediante pastoreo controlado.

Se complementarán las siegas y decapados mediante pastoreo, allí donde es técnicamente posible.

Las áreas seleccionadas para trabajar son aquellas donde la gestión tradicional se ha perdido desde hace años, con muchas especies oportunistas y no prioritarias en la actualidad. La apertura de carrizales y otras formaciones se implementarán de forma supervisada por técnicos de cada Administración.

La diversificación de estas áreas será interesante también para la conservación de otras especies amenazadas, como Panurus biarmicus, Locustella luscinioides, Acrocephalius melanopogon, A. arundinaceus o A. scirpaceus.

C2. Manejo de la vegetación mediante siegas.

Se realizarán siegas a mano, con tractor mediante segadora y con máquina anfibia de las formaciones helofíticas de los humedales objeto del proyecto, empacado y retirada de la biomasa vegetal.

En cada temporada se segarán sólo los sectores centrales de las praderas, respetando en lo posible una banda de vegetación a partir de los arroyos u orillas que limitan cada laguna. En cada pradera se planteará un sistema de rotación de siegas de tal forma que siempre haya un sector con las condiciones que exige el carricerín cejudo.

C3. Control de la vegetación por decapado.

En las lagunas de Boada y Pedraza (provincia de Palencia) se eliminará la materia orgánica y vegetación muerta de los primeros centímetros de suelo de las cubetas lagunares donde se ha acumulado materia orgánica en exceso durante décadas. Estos trabajos se llevarán a cabo durante la época estival y otoñal del año 2018, coincidiendo con el periodo de ausencia de precipitaciones y con el consiguiente estiaje de los humedales. De este modo los impactos sobre los valores de los humedales son mínimos y el trabajo resulta más eficaz.

Aprovechando estos trabajos se eliminarán rizomas de las plantas, retardando así su recolonización.

C4. Plantaciones y revegetación.

En la provincia de Valencia se restaurará con especies herbáceas las zonas de humedal que se hubieran decapado previamente, artificiales o que no cuentan con la vegetación de herbáceas interesante para el carricerín cejudo. Se plantarán también los bordes de humedales y, especialmente, orillas de canales y acequias para proteger el hábitat y generar una diversificación de recursos para el carricerín. Estas plantaciones serán siempre con especies arbustivas para evitar el efecto barrera de los árboles de mayor porte.

C5. Obras hidráulicas puntuales para la mejora de la inundación y gestión hídrica.

Se desarrollarán diversas obras para la mejora de la gestión hídrica de parte de los humedales, como por ejemplo el levantamiento de compuertas, construcción de arquetas, eliminación de las motas, limpieza en los canales de desagüe y la mejora de la canalización de entrada de aguas. También incluye la gestión periódica de compuertas para el mantenimiento de los niveles hídricos ideales y la mejora de las condiciones del hábitat.

C6. Control del visón americano.

Para aminorar el grave impacto que causan las especies invasoras en los ecosistemas ibéricos (en este caso en las lagunas y arroyos de Pedraza de Campos, Boada de Campos y Fuentes de Nava), se realizarán campañas de control de poblaciones de especies alóctonas, especialmente de visón americano. Esta especie invasora puede poner en peligro al carricerín cejudo y a otras muchas especies, fundamentalmente por depredación.

Share This