Estatus de conservación

Q

Especie en declive

La desaparición de los humedales que explotan a lo largo de su ciclo vital unido a que es un especialista de estos medios acuáticos y no otros, es la causa principal de su mal estado de conservación.

De la biología de la especie se desprenden directamente las causas de su declive, durante el pasado siglo XX, el tamaño poblacional y el área de distribución de esta especie han sufrido una dramática reducción del 95 %, resultado de una drástica destrucción de su hábitat.  La desaparición de los humedales que explotan a lo largo de su ciclo vital unido a que es un especialista de estos medios acuáticos y no otros, es la causa principal de su mal estado de conservación.

Las principales amenazas descritas para el carricerín cejudo en sus zonas de cría son la perdida directa de hábitat debido al drenaje y canalización de zonas húmedas, cambios en los usos agrarios debidos principalmente al abandono de la ganadería tradicional y el incremento de la agricultura intensiva que favorecen el desarrollo de formaciones de carrizos, arbustos y especies forestales, que no son adecuadas para la especie. También las quemas incontroladas durante el periodo reproductor y la pérdida de la calidad del agua debido a vertidos agrícolas o industriales provocan la perdida de hábitat a medio plazo.

Menos conocidas son las amenazas en las zonas de paso e invernada pero la degradación y perdida de las mismas pueden influir a largo plazo en la supervivencia de esta pequeña especie.

Todas estas amenazas han llevado a catalogar al carricerín cejudo como una especie globalmente amenazada (catalogado como “Vulnerable” a escala global) y a ser el paseriforme más amenazado de Europa continental (clasificado “En Peligro” a escala europea). Está incluido en el Anexo I de la Directiva Aves, en el Anexo II del Convenio de Berna y en Anexo II del Convenio de Bonn.

Además, desde los últimos años, se ha actualizado un Plan de Acción Europeo, en el cual se analizan las principales amenazas para la especie y se definen las prioridades en la conservación, a desarrollar por los países implicados en su gestión. También, se ha creado un grupo internacional de trabajo dentro de Birdlife International, Aquatic Warbler Conservation Team, que promueve el desarrollo de planes de seguimiento y estudio de las diferentes poblaciones de la especie y el cumplimiento de las diferentes legislaciones nacionales e internacionales referidas a la conservación del carricerín cejudo.

En 2003, se firmó un Memorando de Entendimiento relativo a las medidas de conservación para el carricerín cejudo bajo los auspicios de la Convención de Bonn sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS). Los países firmantes del Memorándum están obligados a trabajar juntos para mejorar el estado de conservación del carricerín cejudo.

Share This