Desde principios de agosto, la máquina anfibia del proyecto está trabajando por los humedales costeros de la Comunidad Valenciana. Los trabajos comenzaron en el Prat de Cabanes – Torreblanca (Castellón) y han continuado en el Tancat de la Ratlla en La Albufera de Valencia.

Durante estos meses la máquina anfibia ha recorrido las zonas inundadas de estos marjales, cortando las cañas y abriendo claros para favorecer la presencia de aves y mantener las lagunas en su óptimo estado de conservación.

La superficie que se ha segado en verano es de 6 hectáreas.

En total, desde el inicio del proyecto, se han segado ya más de 10 hectáreas: 4 en el Parque Natural de Pego-Oliva, 5 en el Prat de Cabanes-Torreblanca y 1 en el Tancat de la Ratlla.

Los trabajos continuarán los próximos meses en el Marjal del Moros y el Marjal de Pego – Oliva.

Colaboración con un proyecto piloto

En el caso del Prat de Torreblanca, el material vegetal retirado ha sido utilizado para realizar un estudio piloto de Agrocompostaje denominado AGROCOMPOST, que surge de un convenio de colaboración entre la Generalitat Valenciana , a través de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y la Universidad Miguel Hernández de Elche, para la ejecución de un proyecto de investigación y experimentación en Compostaje, y cuenta con la colaboración y asesoramiento científico-técnico del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias  (IVIA), del Ayuntamiento de Torreblanca y del Parque Natural Prat de Cabanes – Torreblanca.

Trituración del material extraido. Foto: Fundación Global Nature

Dicha experiencia consiste en acopiar y mezclar con estiércol los restos vegetales obtenidos, para comprobar su viabilidad como abono y devolverlo al medio natural a través de los agricultores del perímetro del Parque Natural.

Montón de compostaje. Foto: AgrocompostajeGVA

Superficie segada en el Prat de Torreblanca. Verano 2018

Share This